“Con mi hermano en la bahía de Guantánamo, el corazón de mi familia está perdido.”

La semana pasada al hermano de Mohamedou Slahi se le prohibió hablar en los Estados Unidos. Esto es todo lo que quería decir…

Yo tenía 19 años cuando desapareció mi hermano, y tenía 20 años cuando descubrí que estaba en Guantánamo. Ahora tengo 33, soy ciudadano alemán residente en Dusseldorf, donde trabajo como ingeniero de sistemas informáticos.

Tengo una vida productiva y pacífica gracias a mi hermano. Crecimos en Mauritania, uno de los países más pobres del mundo. Soy el menor de 12 hermanos. Mi padre murió al poco de nacer yo, y Mohamedou se convirtió en el corazón de nuestra familia. Estudió mucho, ganando una beca para estudiar ingeniería en Alemania.

Cuando mi hermano era un estudiante en la década de 1990, se dirigió brevemente a Afganistán y luchó con al-Qaida en la guerra contra el gobierno comunista de ese país apoyado por Estados Unidos, pero él siempre ha dicho que su conexión con al-Qaida terminó en 1992 . Volvió a Alemania y terminó sus estudios, convirtiéndose en el primer miembro de nuestra familia en obtener un título universitario.

Durante casi 10 años vivió y trabajó en Duisburg, no muy lejos de donde vivo en la actualidad. En 2000, después de una década de trabajo duro para ayudar a mantener a nuestra familia, Mohamedou regresó a Mauritania, consiguió un trabajo allí y me apoyó, mientras que yo estudiaba en Alemania.

El 21 de noviembre de 2001, Mohamedou llegó a casa del trabajo y se le pidió que ir a la estación de policía de Nuakchot para ser interrogado. Se presentó voluntariamente, le dijo a mi madre que estaría en casa en unas pocas horas. Durante 11 meses, el gobierno dijo a mi familia que Estados Unidos decía que Mohamedou había estado implicado en un complot terrorista. Nos dijeron que, debido a que los EE.UU no tenían ninguna evidencia de esto, mi gobierno decía que estaba detenido en la prisión para su propia protección.

Cada semana, mi madre y mi hermano mayor entregaron ropa y comida a la prisión según las reglas de esta. Una semana después de mi cumpleaños número 20, cogí una copia del Der Spiegel en Alemania y leí que mi hermano no estaba en Mauritania, en absoluto, él era un prisionero en Guantánamo.

Con sólo el nombre de Guantánamo te puede dar un ataque de nervios. Mi familia estaba aterrorizada. La presión arterial de mi madre se disparó y su vista empezó a fallar. Sabíamos que Mohamedou no había hecho nada en contra de los Estados Unidos, que no era de ninguna manera un hombre violento, un terrorista o cualquier otro tipo de amenaza para los Estados Unidos.

Conociendo su inocencia en cierto modo era un consuelo, pero en otros sólo lo empeoró, uno de mis sobrinos se convenció de que él u otro miembro de la familia sería el próximo en desaparecer le hizo sufrir un ataque. Esto fue antes de que supiera lo que estaba sufriendo Mohamedou en Guantánamo.

A través de mis veinte años, he aprendido poco a poco de lo que estaba ocurriendo a mi hermano. He leído los informes en la prensa alemana que incluía cuentas por parte de hombres que habían sido liberados de la prisión. Me encontré con abogados americanos y periodistas alemanes que escribieron sobre el caso de Mohamedou. Era difícil para mí creer que Estados Unidos podría tratar mi hermano de una forma tan cruelmente e injusta.

Los EE.UU trató de decir que era un reclutador del 11 de Septiembre, otras que había estado implicado en la trama del Milenio en Canadá, pero nunca fue acusado o llevado a los tribunales y sabíamos que estas acusaciones no eran ciertas.

En 2010, recibimos un poco de esperanza: el abogado de Mohamedou llamó para decirme que un juez federal había revisado todas estas acusaciones, encontramos que la detención del Mohamedou no estaba justificado y ordenó su libertad. Cuando se lo dije a mi familia en Nouakchott, comenzaron a limpiar la casa y a preparar su regreso para los invitados que íbamos ha tener y que querían saludarlo en su regreso. Cinco años más tarde, todavía no podemos entender por qué el gobierno de Estados Unidos no cumplió esa decisión.

Al igual que la gente de todo el mundo, mi familia ha leído Diario de Guantánamo de Mohamedou, (Le he leído cuatro veces: en Inglés, alemán, francés y árabe). Se ha confirmado los informes terribles que había oído sobre lo que le había pasado a mi hermano, esto ha creado los peores temores de mi familia. Pero también ha dado a mi familia consuelo al saber que sigue vivo.

Junto a la tristeza que viene con la lectura de todas las etapas de la tortura de las que fue objeto, por primera vez en Jordania, a continuación, en Afganistán y lo peor de todo en Guantánamo, están extremadamente orgullosos de como se las arregló para mantener su cordura, su humanidad, y su fe. Como musulmanes, creemos en la existencia de un Dios que supervisa todo y que no permitirá que la injusticia y el sufrimiento estén con una persona inocente.

Desde que cumplí 30 años, el dolor de mi familia ha crecido, al tener que decir a mi hermano que perdimos a nuestra madre en 2013 y a un hermano mayor el año pasado. La muerte es triste, pero es parte de la vida. Lo que fue terriblemente difícil es que estaba transmitiendo esta noticia a un hermano que ha perdido 10 años de la vida familiar.

Al mismo tiempo, hemos encontrado una nueva fuente de fe: el pueblo estadounidense. Así que muchos se han puesto de pie para apoyar Mohamedou como si fuera su propio hermano, y mi familia ha sido alentada por todas las llamadas y cartas recibidas. Muchos miles han firmado también mi petición al gobierno de Estados Unidos para liberar a mi hermano, y esperamos muchos más añada sus nombres en las próximas semanas. Sí, estamos profundamente decepcionados por el gobierno de Estados Unidos por mantener Mohamedou preso cuando no ha hecho nada malo. Pero hay una diferencia entre un gobierno y su gente, y uno de nuestros más grandes fuentes de la fuerza ha sido el apoyo de mi familia ha recibido de ciudadanos de los Estados Unidos.

El 2 de junio, mi hermano finalmente verá su caso revisado en Guantánamo. En Mauritania, mi familia está preparando de nuevo nuestra casa para una inundación de amigos y simpatizantes. El gobierno de Mauritania ha dicho que le dará la bienvenida a su regreso. Mi hermano ya tiene varias ofertas de trabajo en Nouakchott, porque al igual que mi familia, nuestra comunidad también necesita a Mohamedou. Dios mediante, el corazón de nuestra familia pronto va a estar en casa, donde pertenece.

Yahdih Ould Slahi

Fuente: The Guardian

Anuncios

Acerca de DIARIO DE GUANTÁNAMO de Mohamedou Ould Slahi

Edición española de "Guantanamo Diary" de Mohamedou Ould Slahi, primer libro escrito por un prisionero de Guantánamo sobre su situación en dicha prisión. Esta traducido por Lorena Serrano López y coeditado por Capitán Swing y Ágora Editorial. El pasado 17 de octubre, Slahi ha sido liberado sin cargos y se encuentra en casa junto a su familia en Mauritania.
Esta entrada fue publicada en #FreeSlahi y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s